Lady Di: Reportaje imaginario a la mujer que quiso ser feliz

          “Mis padres se divorciaron cuando yo sólo tenía siete años, y poco tiempo después mi padre me mandó a un internado.

           Al cumplir los diez y nueve años, en sólo seis meses me convertí en la Cenicienta de los cuentos de hadas, al proponerme Carlos matrimonio, pasé a ser la elegida, la futura Reina. Sin embargo, el cuento duro poco, ya que antes de la boda, me enteré que en mi matrimonio seríamos tres.

         Setecientos millones de personas asistieron a mi boda por televisión, mientras yo sonreía para las cámaras, poca gente sabía que el día anterior me la pase llorando.

           Muchos me dijeron que guarde las apariencias, que finja que no sabía nada, seguir con el secreto a voces, y hacer también yo mi vida tras el telón, con el tiempo llegaras a ser la “Reina de Inglaterra” me decían, todas querríamos ser vos.

       Sera que todas quisieran haber sido yo, no se resiste mucho tiempo una farsa, las heridas producen silencio y el silencio mata, y a mí me estaba matando, llegue al grado de ya no querer comer, Anorexia le llaman los médicos.

        Y entonces era dejarme morir o patear el tablero, seguir a las mujeres que iniciaron el Siglo 20, las que salieron de sus casas, las que dijeron basta, las que reclamaron votar, las que probaron que eran valiosas.

       Fue fácil, claro que no lo fue, pero me levanté, seguí avanzando y cada día me fui transformando, poco a poco, en la mujer que quería ver reflejada en el espejo.

         Me anime a ser feliz, aposte a la vida, y que irónico esa imagen que tanto me costó construir, me jugaría la peor de las pasadas, ya que, en cierta forma, los paparazzis que querían fotografiarme junto a Dodi, fueron también responsables de que perdiera la vida en el Puente del Alma.

         Si me preguntan si lo volvería a hacer, les digo, por supuesto que sí.

        Hoy veinte años después, les dejó una fotografía: La imagen de la Derecha me la tomaron cuando se anunció la relación con el príncipe, la segunda, la del vestido negro (el vestido de la Venganza lo titularon las revistas) es el día que él anuncio oficialmente su noviazgo con ella”.

       ¡Que cambio!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s